Como bajar de peso y no recuperarlo, COMIENDO!

La pérdida de peso saludable y duradera exige que transformes tus hábitos alimenticios y de ejercicio. Pero también muchas otras pequeñas elecciones que haces cada día, como cuánto tiempo pasas durmiendo, qué cosas incluís en tu lista de supermercado y si vas a desayunar todos los díaspueden marcar la diferencia.

Establecé objetivos pequeños, específicos y realistas


Tal vez te gustaría tener el mismo tamaño que tenía en la escuela secundaria o cuando te casaste, pero eso significaría bajar más de 25 kilos. No vayas tan lejos, o al menos no todavía. Establecé un objetivo más realista, como podría ser perder del 5% al ​​10% de tu peso, y concédete suficiente tiempo y flexibilidad para alcanzar ese objetivo, teniendo en cuenta que la mayoría de las personas tardan al menos seis meses en alcanzar ese grado de pérdida de peso saludable.

También tratá de evitar objetivos generalizados, como «Debería comer menos en la cena y hacer más ejercicio». En su lugar, establecé objetivos específicos y a corto plazo (es decir, diarios o semanales), como estos:

1- Voy a elegir algunas recetas saludables para cenar la semana próxima y voy a comprar los ingredientes el domingo.
2- Voy a llevarme un almuerzo saludable desde casa en lugar de salir, al menos tres veces la próxima semana.
3- Voy a llamar a un amigo para salir a caminar después del trabajo los lunes y miércoles.
4- Voy a disminuir la exposición a alimentos problemáticos («control de estímulo») para evitar la tentación, como por ejemplo mantener las galletitas fuera de la vista en la cocina.

Desayuná despacio, y atentamente, todas las mañanas


Muchas veces nos saltamosel desayuno porque estamos demasiado apuradas o no tenemos hambre. Intentá levantarte 15 minutos antes (lo que significa acostarte más temprano para no sacrificar el tiempo de sueño) para hacer tiempo para el desayuno.

Practicá comer lentamente


Bajando el tenedor o bebiendo agua entre bocados. Idealmente, debe pasar al menos 30 segundos entre bocados, elegí entre el almuerzo o la cena para comenzar. Establece un temporizador para controlar en cuánto tiempo comes. La idea es que puedas conectarte con los alimentos, especialmente si los preparaste vos. Tienen la energía de tu cuerpo al cocinarlos. Por eso es tan importante que lo hagas con amor y con una conexión consciente, tanto en la preparación como al momento de comerlos. Date el tiempo de agradecer internamente por dedicarle el tiempo a la cocina y conectate!

De estos hábitos eligí el que te parezca más factible y tratá de mantenerlo durante una semana más o menos. Es importante hacer que estos hábitos saludables sean rutinarios. Una vez que te encuentres haciendo uno de manera bastante consistente, agrega otro. Con el tiempo te vas a dar cuenta de que muchos de estos hábitos pueden estar interconectados.

No dejes de escribirme para más tips saludables!

Deja un comentario